sábado, 16 de junio de 2012

29vo Cap: Sabía que Volverías.

Como lo leen Es MA-RA-TONNNN!!!
 BUMBUMBUMBUMB!!!
xD

como he estado tan ida...decido recompensarlas por su arduo trabajo como seguidoras...

Ay una chica que no me deja ni terminar de escribirlo en Word Se llama Daniela Cu... no diré el resto. Solo que la quiero mucho y que espero esto la ponga contenta!

A las demás las adoro y gracias por todo, les deseo un feliz Weekend! 
o como sea que se escriba, soy pésima para la inglés >< y no es que confía mucho en el Traductor.
xD

Buenoo quién está contento por esta entrada?? yo siii--- baile con el perrito!!!



>< Lo amee!!


xD


Bueno señoritas

Y aquí comienza.






Pov Molly


Me desperté en mi cuarto cubierta con varias sábanas, a mi lado estaba mi padre y al otro se encontraba Gabe, al verme despierta Gabe sonrió.
-¡Qué susto me has dado!-dijo, suspiré
-Me siento muy cansada Gabe...me...duele todo...el cueerpo-titubeé-Paddre... ¿Qué...haces..a..?
-Ya lo se todo-respondió con frialdad
-¿Cómo que to...?-me volvió a interrumpir.
-Lo del bebé, eso es lo que sé, y también quien lo creó. Él...James Luckwood-Su cara estaba fruncida en múltiples ceños de odio y dolor. Cerré los ojos La tristeza me tenía devastada, mucho más que las costillas rotas.
-Gabe, se lo has dicho.-le reprendí-¿porqué?-apreté mis labios.
-¡¿Es qué no podía saberlo Molly Strögginsüi Tanner?! ¡Y además no fue Gabe!-mi padre suspiró-yo lo deduje, ¡y no creas que me gusta la idea de que lleves un engendro de ese tipo!-bramó.

Mi corazón palpitó con rabia, pues no lo soporté.
-¡¡Este bebé no es ningún engendro lo has oído!!-su cara fue de sorpresa ante mi reacción-Es mi bebé...y lo amo-dije con pocas fuerzas. Mis ojos se cerraron y antes de caer en la completa inconsciencia terminé.-y lo....amo....

. ~ . ~ .

Aqualung:Brighter Than Sushine. (Pongánla o se arruinará la ambientación.)

Pov James

Nadie había salido del castillo en días, parecía que mi presencia siempre destruía toda lo que se denominaba 'paz'. lancé una piedra al río de Toom, al este del castillo donde vivía Mol, ¿Qué había sido de ella? Nadie pensaba en Molly, veía salir una y otra vez al perro de Mol y este no pensaba en nada ¿Pero qué podía esperarse de un animal? . Frustrado, ese era el sentimiento que me embargaba, no era justo, no lo era.  Yo la quería ver. Cuando no vigilaba las mentes iba de caza, animales...no era muy bueno, pero no me convertiría en un monstruo cuando menos lo necesitaba, o a veces me dedicaba a fantasear con Molly y esa noche en que la había hecho mía. Sonreía.

Ojala hubiese alguna prueba que me ayudara a volver con ella, algo que nos uniera por naturaleza a parte de mi amor por ella, la deseaba: su sonrisa, sus besos, sus ojos, sus caricias, su cuerpo...la quería y no sabía que hacer para tenerla de nuevo junto a mí.

Las cicatrices de los azotes que había sufrido estaban ya casi irreconocibles, suspiré. No había nada que hacer, nadie me quería, solo alguien...saque esa idea de mi mente, no me reconocería, se negaría a creerme todo. Tendría por lo menos diecisiete años. Era lo único que me quedaba en la vida. Corrí hacia el oeste con rapidez. Llegué a un monasterio y me robé un hábito para pasar desapercibido. Cuando llegué a la posada donde lo había visto la última vez sin que supiera quien era yo, el lugar se veía cayendo a pedazos. Toqué la puerta de madera desgastada, unos ojos negros se asomaron por la ranura que había en la puerta.
-¿Quién es?-preguntó la voz varonil
-Soy Ja..Jacosdkki Sullivam-inventé, tal vez no me dejaría pasar sin sabía que yo había herido a la princesa, o más bien mi cuerpo con un alma negra como la de ese...
-¿A quién necesita el señor Sullivam?-preguntó con extrañeza, era obvio que no iba mucha gente al lugar, era más anónimo de lo que esperaba.
-A Rhaffa-contesté. Él y solo él podría ayudarme.-Es alto pelinegro, con ojos azules, albino...
-¡No soy ignorante hijo! Sé quien es-replicó la voz del hombre, a pesar de su irrespetuosa forma de contestar me dio esperanzas-Pero debo pedir que pierdas las esperanzas, eres muy desafortunado el señor Rhaffa se fue hace unos días hacia quien sabe donde...no dejo carta para nadie señor Sullivam. Perdone usted por mi tono de ahora, pero como bien sabe los G-G no nos pueden insultar con la memoria, sé todavía quien entró con nombre y apellido hace treinta años, cuando este sitio era mejor-estaba decepcionado, pero el hombre tenía razón yo era el que me había comportado de mala manera, él  era un G-G. Suspiré
-Perdóneme usted mister...
-¡Ningún mister hijito! soy Darahakatoharatahoto-me reí, eso era lo más característico de los G-G.
-Es un nombre muy largo, debe ocupar un lugar alto por ello-lo sabía todo de especies, esta era mi favorita, muy alegre y simpática, pero gruñones y tercos cuando lo deseaban.
-Pues muchachito estás equivocado, sí que sí-se rió-soy realmente un simple poseedor de esta posada que se desploma con cada día.
-Yo pienso que aún tiene potencial señor-le animé
-Sabes hijo, me caes bien, ¿tienes dónde quedarte?-me hubiese gustado contestarle que no, que estaba sin familia, sin amor y en la completa miseria pero mi orgullo y mi dignidad eran mucho más grandes que mi humildad.
-Sí, por...supuesto que la tengo-mentí. Y me odié por ello.
-Bueno, muchacho, espero verte de nuevo y lamento nuevamente lo del joven Rhaffa.
-Hasta luego señor Daraha..ha...-era ininteligible e impronunciable.
-Dime Daraha.
-Adiós joven Sullivam
-Hasta pronto señor Daraha.-sonreí-gracias por su ayuda
-¡No te ayude en nada!-gruñó-¡estos niños, llenándose de halagos cuando lo que deberían decir es la verdad sea o no dura!-gritaba mientras se alejaba. Me reí por unos instantes, de verás que me sentaba muy bien.

Aunque volvió la depresión cuando me di cuenta de que Rhaffa no estaba, y no tenía ya esperanzas.
Ni Ron, Ni Rhaffa...Ni Molly, sobre todo ella. ¿De qué mierda servía la vida entonces? ¿O la asquerosa libertad sin ella?.
Me quedaba solo un corazón vacío. Sin ella, el mundo no tenía sentido. Reprimí un gruñido gutural.

Mi madre estaría triste, por mi desgracia pero me sonreiría y me daría fuerzas para continuar...

Molly, Molly, Molly, Molly, Molly Alexander Simmons. Solo yo conocía su pasado y presente, sabía quien era en realidad, por eso me había enamorado, por ser solo ella, terca y hermosa.

Su hermana, se había convertido en algo horrible, en algo que no era bueno ni mencionarlo, había sufrido algo peor que ser una vampira o nacer siéndolo.

Sabía que debía hacer. Aunque no lo deseara, pero era lo único que sobrellevaría mis penas.

Cuando menos lo pensé estaba frente las puertas del castillo negro, de donde había escapado.

Antes de poder pasar dije
-Vengo a entregarme-pasé rápidamente con un vampiro que olía horrible hasta un salón principal, habían dos jóvenes mujeres paradas al frente mío.
-Sabía que volverías-dijo una de ellas.
Me quedé estupefacto.
-Tú...-sonrió lánguidamente y sentí una mano en la cabeza. Caí en la inconsciencia.
---------------------------------------------------------------------------
¿Qué es un G-G?
¿Quiénes es Tú?
¿Quién es Rhaffa?

Uhh las deje intrigadas
:P



jajajaj









2 comentarios:

mar dijo...

joder.....xa podias haber dejado alguna pista jajaja ahora tengo mas ganas d seguir leyendo jajaja sube pronto ii pasate por mi nueva historia un beso

Mariana dijo...

Laura!
Cómo subes este capítulo tan corto que me deja con tantas dudas?? :(
Me gusto mucho la cabecera! Menos la parte que dice: Todo se ha terminado ya? No, no, no eso no me gusta!!
Qué más linda?
No puedo creer que James se rindiera y se entregara!
No puede ser!
Qué más hermanita?
Tienes muy abandonados tus otros blogs! Que cosa!!
Y ahora me dejas así :|
Yo no se que voy hacer contigo!!!
Un beso linda!